Paris mon amour

Esta no es una historia, sino un cálido paseo por las calles de París, por sus museos, por sus jardines y palacios, entre sus gentes, un acercamiento a su idiosincrasia.

Destellos de una curiosa mirada de turista deseoso de atrapar la esencia de la ciudad. Por tradición, me acompaña en el recorrido lo aprendido del París bohemio. Es inevitable no sentir envidia al pensar en las historias, los personajes, las vibraciones del París de los años 20 y su élite bohemia artística. Porque el paso de la literatura y la generación perdida entre sus bulevares (Steinbeck, Hemingway, Fitzgerald..), la plasmación de los surrealistas sueños de Man Ray, Dalí o Picasso, la mágica y viva noche que pintó Brassai con su cámara o las locas y sexuales historias de Henry Miller…contribuyen sin duda a la forma de acercarme a lo que me rodea y de observar tratando de descubrir algo de la esencia de aquello en cualquier rincón de París.